"Sin unos ideales éticos

"Sin unos ideales éticos, un periódico podrá ser divertido y tener éxito, pero no sólo perderá su espléndida posibilidad de ser un servicio público, sino que correrá el riesgo de convertirse en un verdadero peligro para la comunidad".
Joseph Pulitzer

jueves, 9 de agosto de 2018

España duerme...




No soy yo partidaria de mostrar imágenes sangrientas, según qué casos, pero quizás ahora, con el asesino Santi Potros en libertad, convenga difundirlas para concienciar.

Para concienciar a una España que duerme, que se manifiesta (y no voy a ser yo quien lo critique) por violaciones múltiples contra mujeres... Pero que duerme cuando un TERRORISTA, porque eso es Santi Potros, sale en libertad, sin haber cumplido NI UN AÑO de prisión por cada uno de sus crueles y sangrientos ASESINATOS DESPIADADOS.

Fue condenado por 39 asesinatos, aunque la Guardia Civil le atribuye alrededor de 100. Ha pasado 31 años en prisión, el máximo que permite la legislación española. Esto quiere decir que sale MÁS BARATO ser un asesino múltiple que asesinar sólo a una persona (caso en el que las penas oscilan entre los 15 y 20 años).

Si existiese la PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE, este malnacido seguiría en prisión, pero esa pena de cárcel va teñida de colores políticos. Y no, amig@s, una cadena perpetua no es cuestión de colores políticos; una cadena perpetua no es cuestión de venganza. La prisión permanece revisable sería, en el caso de Santi Potros, cuestión de JUSTICIA.

Porque, y no se puede interpretar de otra manera, a este hijo de puta le han salido MUY BARATOS los ASESINATOS que cometió.

Pero ESPAÑA DUERME... Quizás si recordásemos que entre sus víctimas también había MUJERES, quizás en ese caso también habría multitudinarias manifestaciones para exigir, como en el caso de La Manada, que este CRIMINAL siguiera en prisión.

Pero debe ser que ETA, como 'ha desaparecido', ya no vende... Qué frágil es la memoria y qué PENA me da que España duerma mientras este IMPRESENTABLE está en calle. Qué pena...

miércoles, 6 de diciembre de 2017

La decisión de Trump sobre Jerusalén, y los principales puntos conflictivos entre Israel y Palestina

(Imagen: Casa Blanca)

Donald Trump ha reconocido la capitalidad de Jerusalén cuando se cumple el 69º aniversario de la proclamación del estado de Israel. Esta decisión supone un escollo más en el proceso de paz en Oriente Medio, dilapidado sistemáticamente tanto por las partes en conflicto como por algunos de los pretendidos mediadores internacionales. Hay posturas irreconciliables entre palestinos e israelíes... y pingües beneficios en torno a la guerra que se ha afincado, irremediablemente, en esta región del planeta, causando miles de víctimas inocentes.

Antecedentes históricos
Aunque podríamos remontarnos a antes de 1947 (cuando el actual territorio palestino-israelí pertenecía al imperio turco-otomano o, posteriormente, estaba bajo administración británica), se puede considerar ese año como el punto de partida de las tensiones entre ambos pueblos. El reparto del territorio que en 1947 hizo la ONU de una región hasta entonces bajo administración británica no fue, a juicio de los palestinos, ni justo ni, por consiguiente, homogéneo. Hasta esa fecha, los judíos ocupaban una mínima parte del territorio. Tras el reparto, su extensión territorial se amplió más de un cien por cien.

A partir de ese momento, los pueblos árabes se unieron para intentar expulsar a los judíos de la que estos últimos siempre han considerado su 'tierra prometida'. Una tierra a la que acudieron masivamente después de la ‘llamada’ internacional que se produjo tras la publicación, en 1896, del libro ‘El Estado judío’ de Theodorl Herlz, padre del sionismo moderno.

En 1897 se celebró, organizado por Herzl, el primer Congreso Sionista Mundial en Basilea (Suiza), y en 1917 se produjo la Declaración de Balfour, manifestación formal del Reino Unido al banquero británico Lionel Walter Rothschild (miembro de la Organización Sionista Mundial) a favor de la creación de un hogar nacional judío.

Theodorl Herlz, abogado y escritor austrohúngaro, y corresponsal en París de un importante periódico austríaco, creó el movimiento sionista (una corriente política que preconizaba la vuelta de los judíos a Sión, una colina situada en Jerusalén) a raíz del caso del capitán Alfred Dreyfus, un oficial judío del Ejército francés acusado injustamente de traición por el Gobierno francés en 1894.

La emigración masiva del pueblo judío al territorio, hasta entonces ocupado por los palestinos, desencadenó el conflicto en la zona, máxime cuando, en 1948, fue proclamado el Estado de Israel. Esa proclamación de soberanía, reconocida por la comunidad internacional, desembocó en la primera guerra árabe-israelí y acentuó el efecto llamada de israelíes de todo el mundo.

La decisión de Trump, un escollo más para la paz en Oriente Medio
Desde entonces, los palestinos han reclamado también un estado propio que, hasta ahora, no ha sido reconocido por Naciones Unidas. En septiembre de 2011, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, pidió ante la Asamblea General de Naciones Unidas que Palestina se convirtiese en el estado 194 de Naciones Unidas. Su petición no fue aceptada.

La creación de un estado palestino está 'rodeada' de una serie de puntos conflictivos que impiden que Israel y Palestina lleguen a un acuerdo. La decisión adoptada hoy por el presidente estadounidense Donald Trump (alentado y apoyado por la comunidad judía estadounidense, que mueve gran parte de los activos económicos del país) es otro escollo más para que la paz llegue a un territorio en el que la guerra, afincada de manera irremediable, se ha convertido un negocio para Israel, cuyas tecnologías armamentísticas son de las mejores del mundo y de las que obtiene pingües beneficios.

Hasta llegar al momento actual, varias guerras árabe-israelíes se libraron en la zona (siendo la Guerra de los Seis Días, en 1967, la que todavía sigue en el punto de mira de ambos pueblos). Además, ha habido multitud de resoluciones de Naciones Unidas, y se han producido un gran número de acuerdos, con mediación internacional (liderados, en muchas ocasiones, por Estados Unidos), que no han tenido resultados satisfactorios. Las diferentes hojas de ruta que se han ido trazando se han ido dilapidando por ambas partes, y por los intereses ¿ocultos? de las potencias que respaldan a uno u otro 'bando'.

¿Cuáles son los puntos en desacuerdo que impiden la resolución pacífica del conflicto entre israelíes y palestinos? ¿Cuáles son los principales obstáculos que impiden la paz entre ambos pueblos? Son cuatro fundamentalmente: la capitalidad de Jerusalén; el retorno de los refugiados palestinos; los asentamientos judíos en territorios palestinos; y las fronteras que se establecieron tras la guerra del 67.

Estos son los asuntos que normalmente se ponen sobre la mesa en cualquier negociación entre israelíes y palestinos. Pero ni unos ni otros están dispuestos a ceder y mantienen, desde el inicio del conflicto, hace 70 años, posturas irreconciliables al respecto.

1.-Jerusalén
Es un lugar sagrado tanto para los israelíes (la mayor parte de ellos judíos) como para los palestinos (entre los que también hay cristianos, aunque en menor proporción que musulmanes). También lo es para la Cristiandad. Es la ciudad más grande de Israel, con alrededor de un millón de habitantes (de los que 650.000 son judíos), y en ella se encuentra la explanada de las mezquitas, actualmente bajo control palestino. Junto a ella, el muro de las lamentaciones, lugar de peregrinación de la religión judía.

En la explanada de las mezquitas, a la que los judíos sólo pueden acceder en horario de visitas pero no rezar (según el statu quo que rige este lugar sagrado), estuvieron los templos de Salomón (patriarca judío) y de Herodes. Ambos fueron arrasados y en el año 687 el califa Abd al-Malik construyó la Mezquita de Al-Aqsa, único templo que reconocen los musulmanes. Según las creencias islámicas, desde ahí subió el profeta Mahoma al cielo (los cruzados la convirtieron en iglesia y cuando el sultán Saladino derrotó a los cruzados, volvió a ser mezquita).

Aunque en la actualidad la sede de la Autoridad Nacional Palestina se encuentra en Ramallah, los palestinos quieren que Jerusalén sea la capital su futuro estado, pero tampoco en este punto está dispuesto a ceder Israel, que ya en 1950 autoproclamó esta ciudad como su capital. Muchos países no reconocen esta capitalidad (la mayor parte de la comunidad internacional representada en la ONU) y consideran Tel Aviv la capital real del estado israelí. Tanto judíos como palestinos consideran Jerusalén como su capital irrenunciable.

2.-Las fronteras del 67
Ese año, Israel atacó Egipto, Siria y Jordania durante la llamada Guerra de los Seis Días. La guerra se ‘resolvió’ a favor de Israel, que conquistó los Altos del Golán (territorio en disputa con Siria); la península del Sinaí (que posteriormente fue devuelta a Egipto); Gaza (en cuya franja se suelen libran los combates más sangrientos); Cisjordania (territorio que pertenecía a Jordania); y parte de Jerusalén. Estos territorios habían sido ganados por los países árabes en la primera guerra árabe-israelí (1948). Los palestinos quieren que esos territorios sean devueltos y piden, por tanto, que se vuelva a las fronteras anteriores a esa guerra.

3.-Los asentamientos
Durante la Guerra de los Seis Días, Israel conquistó una serie de territorios, anteriormente habitados por palestinos. Entre ellos se encuentran Cisjordania y Jerusalén Este (gobernada según la legislación israelí), donde Israel construyó una serie de asentamientos que son ilegales según el derecho internacional, y así lo ha reiterado la ONU en diversas ocasiones. Desde el año 1967, Israel ha seguido construyendo asentamientos y los palestinos reclaman la desmantelación de los mismos, algo a lo que Israel no está dispuesto a renunciar.

4.-El retorno de los refugiados
Desde que se inició el conflicto entre palestinos e israelíes, y sobre todo tras las guerras de 1948 y 1967, se estima que más de cuatro millones de palestinos se vieron forzados al exilio. La mayor parte de ellos se refugió en Cisjordania, Gaza, Jordania, Líbano y Siria. El estado judío, sobre la base de la Ley de Ausentes, embargó las propiedades de estos refugiados y las Naciones Unidas, en su Resolución 181, reclamó el derecho a retornar a sus hogares de los refugiados palestinos o, en su caso, que hubiera una compensación monetaria. El retorno de los refugiados, debido a la Ley de Ausentes, es muy complicado y todavía no se ha producido.

5.-La guerra por los recursos hídricos
Pero además de estos cuatro puntos, existe un quinto aspecto que ninguna de las dos partes admite pero que constituye uno de los principales elementos por los que luchar: el agua. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo cuatro países de Oriente Próximo están por encima de los 1.000 metros cúbicos de agua por persona, cantidad que la OMS considera como la mínima imprescindible. Son Turquía, Irak, Siria y Líbano. Israel no está entre ellos.

'Casualmente', algunas de las zonas ocupadas por Israel son fuente de importantes recursos hídricos. Tal es el caso de los Altos del Golán (importante fuente hídrica gracias a las aguas del río Jordán, y territorio en disputa con Siria); y Gaza y Cisjordania (lugares en los que se encuentran importantes acuíferos subterráneos). Israel no está dispuesto a renunciar a estos territorios.

miércoles, 25 de octubre de 2017

¿Qué son los delitos de rebelión y sedición?



Ambos están recogidos (tipificados) en el Codigo Penal y, por tanto, conllevan penas de cárcel. Son distintos, pero una misma persona puede ser acusada de ambos, con lo cual la pena de prisión sería mayor, en virtud de lo que decidiesen los jueces. Os los explico muy resumidos.

👉 REBELIÓN (artículo 472 del Código Penal): es un delito CONTRA LA CONSTITUCIÓN. Rebelión es, por ejemplo, declarar la independencia de una parte del territorio nacional. Las penas de prisión van de 15 a 25 años.

Pueden ser condenados por este delito: los que han promovido la rebelión, los 'jefes' de ésta y mandos subalternos, y los meros participantes (las penas están recogidas en el artículo 473 del Código penal).

¡Ojo! Según el Código Penal, cuando la Autoridad ve que se está cometiendo este delito, primero advertirá a los «sublevados a que inmediatamente se disuelvan y retiren». Si no lo hacen, la Autoridad «hará uso de la fuerza de que disponga para disolverlos». Lo recoge el artículo 479 del Código Penal.

👉 SEDICIÓN (artículo 544 del Código Penal): es un delito CONTRA EL ORDEN PÚBLICO. Sedición es, básicamente, impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes. Una persona puede ser acusada de sedición y no de rebelión, o de ambos delitos. Las penas de prisión van de 4 a 15 años (aunque se pueden 'rebajar', o no, dependiendo de la gravedad en la comisión del delito)'

Quiénes pueden ser condenados por este delito? Los que hayan inducido, sostenido o dirigido este delito contra el orden público (insisto en que no es lo mismo que la rebelión, aunque una misma persona puede ser condenada por ambos).

Para ampliar esta información, os recomiendo 'acudir' al Código Penal.

domingo, 27 de agosto de 2017

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra

VERGONZOSO, absolutamente vergonzoso, que en una manifestación en contra del terrorismo y en apoyo a las víctimas volvamos a lo mismo de siempre... HACER EL JUEGO A LOS TERRORISTAS, joder.

¿No hay tiempo para analizar, para criticar, para manifestar opiniones de todo tipo? ¡Venga, hombre! ¿Ésta es la SENSACIÓN DE UNIDAD que queremos ofrecer a los asesinos? No, no tenemos miedo... pero estamos DIVIDIDOS.

Y las víctimas, a un lado, como ocurrió durante el 11M. Es que no aprendemos, cojones. Pues así nos va a ir. Y como no haya una mejor coordinación en algunos aspectos (y hasta ahí puedo leer) y nos dejemos de protagonismos y de pensar en quién se cuelga la medallita... Apañaos vamos.

Yo, mientras tanto, y a pesar del cabreo por los abucheos al Rey (entre otras cosas), me siento emocionada tras escuchar a la Sardá, que ha recordado que la lucha contra el terrorismo también se lleva a cabo fuera de España; y tras escuchar a la hermana de los terroristas, llorando y diciendo "no a la violencia y sí a la paz"...

 ¿¿Pero cómo somos tan hipócritas??

👉 Que sí, que unos 'supuestamente' venden armas a Arabia Saudí (un país que 'supuestamente' financia a grupos terroristas) y por eso se les ha abucheado durante la manifestación, entre otras cosas en las que prefiero no entrar porque me enervan.

👉 Pero otros apoyaron la intervención militar en Libia por el puñetero petróleo y dejaron el país hecho un desastre (lo que está favoreciendo la inmigración irregular, el tráfico de personas, el asentamiento de grupos terroristas...).

👉 Y otros apoyan a Venezuela (un gran ejemplo de democracia, no te jode) o son patrocinados por Qatar (otro país que tal baila en materia de derechos humanos), etc. etc.


👉 O se pagan rescates encubiertos, estando prohibidos, porque ese dinero financia a los terroristas... pero sirve para liberar a personas secuestradas por estos malnacidos.

¿¿¿Pero de qué estamos hablando??? Si es que, si nos ponemos a sacarle punta a todo, no llegamos a ninguna parte. O sí, llegamos a muchos sitios... pero AYER precisamente, hayer NO era el momento de sacar a relucir todos esos temas.

Pero yo sí los saco, mira por dónde. Primero, como periodista, para CONTEXTUALIZAR, y segundo, porque me ha encabronado muchísimo ver lo que he visto en televisión.

¿Qué es eso de abuchear al Rey y al presidente del Gobierno etcétera etcétera en una manifestación DE APOYO A LAS VÍCTIMAS y en la que había que mostrar UNIDAD FRENTE AL TERRORISMO?

Es que tenemos una memoria muy frágil para lo que nos interesa, y muchos de los que hoy han abucheado... aplauden o se olvidan de otro tipo de cosas.

Así que, vamos a ser un poquito coherentes y vamos a dejarnos de gilipolleces.